top of page
Buscar
  • hana holistic & nutrition

Cambio y Neuroplasticidad

Los seres humanos tenemos una capacidad especial para el cambio. Y esta capacidad de adaptabilidad al mismo se debe gracias a una zona especial de nuestro cerebro, la cual nos diferencia de las otras especies: el famoso “lóbulo frontal”. El mismo nos ofrece la posibilidad de aprender, recordar, analizar, procesar y modificar nuestra conducta.

Además, la ciencia comienza a constatar que nuestros genes (mediante las señales correctas) son tan capaces de cambiar como nuestras células nerviosas. A través de nuestros pensamientos, reacciones y emociones podemos trasladar el estado de tensión y desequilibrio del cuerpo a uno de “regeneración y cambio”.


Los genes se activan o desactivan a través de señales que provienen del ambiente tanto externo (radicaciones, gases emitidos, alimentos, etc.) como interno (pensamientos, emociones, sentimientos, comportamientos) y se sabe que tenemos la capacidad de “moldear” este último independientemente de lo que suceda en el exterior. Es decir, podemos crear un medio óptimo para activar genes capaces de regenerar, reparar y crear salud y por ende desactivar aquellos de enfermedad, con tan solo controlar nuestro ambiente interno (lo que pensamos y sentimos), ya sabemos que el estrés crónico a largo plazo debilita el organismo.


El cambio personal necesita un acto intencional de la voluntad y suele significar que algo nos estaba haciendo sentir lo suficientemente incomodos como para querer hacer las cosas de un modo distinto. Por eso, “cambio, evolución y crecimiento” es SUPERAR nuestra vida, modificando algo de nosotros mismos. No es un proceso cómodo, ya que renunciar a lo viejo y abrazar lo nuevo implica ciertos riesgos (relacionados con salir de la zona de confort). Pero lo que tenemos a favor es nuestra herramienta anatómica funcional más preciada: “el cerebro”. El mismo está diseñado para absorber y captar información nueva constantemente y almacenarla en su estructura.


La adaptabilidad nos brinda la capacidad de cambiar. Somos inteligentes, capaces y podemos en el lapso de una vida: aprender cosas nuevas, romper con viejos hábitos, cambiar nuestras creencias y percepciones, superar circunstancias difíciles, dominar aptitudes y convertirnos en seres diferentes. Si bien el cambio genera miedo y desconfianza, lo que viene detrás del mismo siempre es algo mejor que lo que teníamos.

¡Abrazo al cambio!.

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page